2013-04-14 Cortijo de Benajara

Recorrido: doble (ida y vuelta) [sgpx gpx=”/wp-content/blogs.dir/9/files/gpx/BENAJARA.gpx”]

Un destino repetido por nuestro grupo en varias ocasiones pero nunca al completo saliendo desde la carretera que va de Caniles a Escúllar. La salida la realizamos desde el camino que sale entre el Cerro Padilla y el Peñón de los Guardas, paralelo al cortafuego que pasa por éste último, muy poco antes de la linde con Almería, a 2018 metros de altitud aproximadamente. No son fiables los puntos kilométricos de los mapas pues la numeración no se corresponde con la realidad al estar repetido el km 20 en el lado de Almería y en el de Granada y al haber ya una nueva numeración.

El camino sigue el límite sur del Parque Natural de la Sierra de Baza, a veces por el cortafuego que va por la cresta de las colinas y otras veces rodeando al cerro, en un continuo sube-baja muy exigente si se hace a buen ritmo.

Ya desde el principio se tienen vistas maravillosas sin obstáculos, abarcando más de 180 grados hacia el oeste, desde la Sierra Nevada almeriense de Abla y Abrucena al sur hasta La Sagra de Huéscar y La Puebla de D. Fadrique al norte; con las cumbres mayores de Sierra Nevada y de nuestra Sierra y los pueblos del Marquesado, zona de La Peza y Darro. Enfrente Rapa y el Barranco de Casas de Santa Olalla ¡Que espectáculo!

Enseguida nos encontramos con el Peñón de La Lechera, promontorio de roca desnuda que aparece como una aleta sobre el lomo de la colina; el camino pasa por su cara sur pero, ascendiendo a su cima (con cuidado para no resbalar) veremos todo el valle alto del Arroyo Bodurria y su curso que se pierde hacia las llanuras del norte, donde debe estar Caniles. Debajo veremos Los Gómez, La Fragüilla, Los Mellizos y, al llegar a Collado Hondo, La Morota y Orrivalí.

Camino de Benajara

Camino de Benajara

En la Peña de los Lobos el camino y la linde del Parque se bifurcan; hacia el sur la linde separa Fiñana (fuera del Parque) de El Raposo y hacia el oeste El Raposo de Baza. Siguiendo éste último por la cuerda de las lomas llegaríamos a Cuatro Caminos pero seguiremos por el primero, hacia el sur, buscando a lo lejos el Cortijo de Benajara.

Benajara es un enclave situado en un lugar privilegiado, rodeado de cimas rocosas a las que la erosión ha dejado al aire, con prados protegidos especialmente apropiados para la ganadería, aún con signos de estar en uso actualmente. Desde el cortijo se tienen magníficas vistas con Huéneja al frente, casi al alcance de la mano, o mejor, de nuestras piernas.

La Vuelta por el mismo camino es exigente por las continuas pendientes pronunciadas, siempre en ascenso, pues Benajara se encuentra más bajo que el principio y final de nuestro itinerario. La sorpresa del día nos la da un grupo de ciervos que atraviesa el camino delante de nosotros.

Vale la pena el esfuerzo realizado pues hemos recorrido un balcón impresionante, con extensas vistas panorámicas de la Sierra de Baza y de Sierra Nevada, con sensaciones imposibles de trasmitir a través de este modesto comentario.

Galería de fotos: [nggallery id=19]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *