2013-07-10 Rambla del Agua desde Cuatro Caminos

Cuatro Caminos será una vez más nuestro punto de salida; se trata de un paso estratégico desde las laderas del sur al centro del Parque Natural de la Sierra de Baza y por él pasa la linde que separa el término de Baza de El Raposo (perteneciente a Dólar). No hay que confundirlo con el cruce de caminos de igual nombre situado entre los valles de Moras y Uclías, más oriental. 

Recorrido: [sgpx gpx=”/wp-content/blogs.dir/9/files/gpx/CUATRO CAMINOS-EL RAPOSO-RAMBLA DEL AGUA.gpx”]

Tomando el camino que va en dirección sur, nos dirigimos al Collado de La Virgen, que termina en otro paso entre montañas que separa los cerros de La Virgen y Los Jarales y donde el camino se bifurca hacia Las Juntas de Gor (podéis visitar este recorrido).

Seguimos hacia el sur, en franca bajada, buscando el Barranco de El Raposo hasta llegar al antiguo poblado minero, ya visitado anteriormente, situado en un paraje muy serrano y con bellas vistas de Sierra Nevada. Impresionan las ruinas de las viviendas alineadas por calles. Se mantienen la iglesia (con una interesante inscripción sobre la puerta) y el pabellón, aún en uso por los guardas.

No nos detenemos en esta ocasión y seguimos bajando, pues se hace tarde. Antes de pasar bajo la cima del Cerro del Lastonar, que alberga una caseta de vigilancia forestal y que es visible desde muchos puntos de éste y otros itinerarios, cruza el camino a una veintena de metros por delante de nosotros toda una familia de jabalíes, con sus pequeños siguiendo a los adultos y sin hacernos ningún caso. El camino nos depara ya magníficas vistas de El Marquesado y Sierra Nevada, hoy empañadas por el resol y la calima. La llanura de El Marquesado está llena de “molinos” y placas solares pertenecientes a las plantas de producción de energía que allí radican, pero lo que más impresiona son sus pueblos, que desde lejos parecen que pertenecieran a una gran maqueta, los más cercanos a esta zona son Huéneja y Dólar.

Tras otra bajada y dando la vuelta a los cerros, nos adentramos en La Rambla del Agua viendo primero el cementerio, y posteriormente el poblado, al otro lado del barranco que tendremos que vadear; hacia arriba se divisan las cimas del Cerro de Los Jarales y de La Fraguara, con los barrancos de igual nombre que confluyen en el principal ya mencionado.

La Población se ofrece a la vista como un pequeño grupo de viviendas blancas salpicadas con el verde de los parrales y pequeños jardines en sus entradas, sin apenas distinguirse calles de lo apretadas que están entre sí; conforme llegamos comprobamos la estrechez de las mismas y su configuración anárquica así como la escasez de vecinos. Nos confirman que habitan unos 5-7 matrimonios y que aumentarán a partir de la próxima semana, quedando en el invierno casi desierta la población. Mapa del recorrido:

A) Mapa Cuatro caminos-Rambla del Agua - copia (Medium)

Tras beber agua del caño y hacer las fotografías de la iglesia salimos, por las eras, para desandar el camino.

Al contrario que otras veces ha sido una jornada de encuentros: un buscador de setas, algún personal recogiendo con camiones troncos de pinos talados, caminantes, vecinos de La Rambla del Agua y… ¡jabalíes! No hemos visto sin embargo los habituales y numerosos ciervos de la Sierra.

La caminata se prolonga bajo el sol más de lo que esperábamos, incluso un serrano tiene algún “problemilla” estomacal, en fin, una jornada muy completa que recordaremos. Galería de fotos:[nggallery id=18]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *