2013-06-22 La Rivera-Cortijos de Hellín, Carrillo y Medina

Recorrido:

[sgpx gpx=”/wp-content/blogs.dir/9/files/gpx/LA RIBERA-SANTAOLALLA-HELLÍN-CARRILLO-MEDINA-CAPRICHO.gpx”]

Día de verano con cielo limpio en la montaña, iniciamos la caminata a buen ritmo a pesar de que será todo subida en el primer tramo, hasta La Cruz de La Chaparra (Cortijo de Santa Olalla). Al llegar a este punto seguimos el sendero GR-7, que baja hasta el Barranco de Los Pinos Bordes  y después asciende por su cauce arenoso hasta las Cuevas del Espartal, dominadas por la figura del Morrón Alto, dejando el Cerro del Almirez a la izquierda. Este barranco es el llamado de Narváez cauce arriba y Zoaime hacia abajo.

Siguiendo camino arriba se llega a los Llanos de las Cuevas del Espartal en donde hay un desvío, el GR-7 sigue hacia Narváez al oeste y otro ramal va al este pasando por el Collado de Los Salitrillos y baja a los restos del Cortijo de Fuente Hellín, con su fuente produciendo agua y un buen número de colmenas en sus inmediaciones. Es necesario reponer fuerzas y comemos unas nueces con pasas que saben a gloria.

El camino sigue ascendiendo un trecho, buscando el Cortijo de Carrillo que se encuentra en la cabecera del Barranco de Medina del Rey. Esta cabecera está formada por los barrancos de Carrillo y del Collado, y cerrada hacia el oeste por el Collado de la Canaleja Baja. El paraje es precioso, dominado por el Picón de Carrillo y las laderas que bajan desde Los Pelendénguez. Buscamos el camino de vuelta, que evite repetir tramos ya recorridos, continuando ascendiendo buscando un collado al sur del cortijo, tras pasar el Barranco Hondo, desde donde ya todo será descenso hasta terminar el recorrido. Es el punto más alto de todo el recorrido. En el primer tramo de descenso el camino está muy pendiente y en mal estado por las escorrentías hasta llegar al Barranco de Ibáñez. Al fondo vemos cerca el Cortijo de Medina.Mapa del recorrido de hoy

Mapa del recorrido de hoy

Medina se encuentra en un pequeño llano que se asoma a la vaguada del barranco de su mismo nombre antes de convertirse en la Rambla de Granada y goza de unas vistas magníficas de los llanos con las siluetas de las sierras de Cúllar y de Lúcar al fondo. Todavía tiene actividad y se encuentra en buen estado de conservación, a nuestro paso había personas en el invernadero que tiene anejo y varios vehículos en su puerta.

Desde el Cortijo de Medina se desciende rápidamente hacia la Rambla de Granada, volviendo la vista atrás se goza de estupendas vistas de la Sierra, Picón de Carrillo, Los Pelendénguez y el Calar de Santa Bárbara. Hacia levante se divisan Los Llanos del Chaparral y el Cortijo de Barea. Con las vistas de la Rambla de Granada y Caniles, el camino toma rumbo norte, camino de los cortijos del Cura y del Capricho, en donde ya se observa actividad agrícola, algún vehículo a motor y rebaños.

 En el Capricho hacemos un alto para fotografiarlo. Aún impresiona esta edificación con su fachada principal imponente y la Sierra al fondo. Mientras fotografiamos las ranas croan en la balsa desesperadamente. Un rato después llegamos al final de la caminata una semana más. Saludos. 

Galería de fotos:

[nggallery id=15]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *