LOS ESCARABAJOS VUELAN AL ATARDECER, de María Gripe

 

Los jóvenes Annika, David y Jonás aceptan el encargo de cuidar, durante el verano, las flores de una casa deshabitada, la Quinta Selanderschen. Pronto descubren que allí ocurre algo extraño. Empiezan a investigar sobre aquella casa y se dan cuenta de la existencia de una planta especial, la Selandria egypcia, cuyas hojas se orientan hacia las escaleras de la casa en lugar de hacia la luz, por lo que deciden subir al desván. Allí encuentran un paquete de cartas escritas por Andreas y su hermana Magdalena en el siglo XVIII, e iban dirigidas a Emilie. Hablan de las ideas de Andreas, de sus relaciones amorosas con Emilie y del trágico fin de los dos, debido al maleficio de una estatua funeraria que Andreas había traído de Egipto y sobre la que pesaba una maldición. Los jóvenes inician juntos una búsqueda en la que recibirán pistas de origen misterioso, se verán envueltos en aventuras insólitas y harán descubrimientos desconcertantes.

Los escarabajos vuelan al atardecer  es una novela que atrapa al lector desde el primer momento. Sin duda, vale la pena lanzarse a leer este libro que gusta de principio a fin. Más de cuarenta ediciones en lengua castellana son la prueba de que una buena novela juvenil no pasa de moda.

25450209

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *