ORGULLO Y PREJUICIO, LA PAREJA PERFECTA PARA JANE AUSTEN

“Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa”. Con esta famosa frase comienza una de las novelas más importantes de la literatura universal. Pero, ¿qué puedo deciros de Orgullo y prejuicio que no sepáis ya? Si os dijera que es una historia de amor preciosa, intensa y nada fácil me diríais que eso ya lo sabéis. Si os dijese también que antes o después, seáis románticos o no, tenéis que leer el libro, me diríais que eso ya lo habéis escuchado antes. Pero yo os la recomiendo, ¡tenéis que leerla! Y que no os asuste que sea un clásico, es una joya que merece la pena ser leída y que tiene que estar en todas las bibliotecas.

Su autora, Jane Austen, tiene una habilidad especial para hacer un retrato perfecto de la compleja sociedad inglesa del momento (bailes, modas, tradiciones y normas sociales incluidos). Pero su habilidad no sólo aparece en las descripciones, sino que se intuye también en esa clara crítica a una sociedad hipócrita y ridícula, todo ello narrado con sentido del humor e ironía. Sin duda, lo más interesante de la obra está en la relación entre Darcy y Elizabeth. Las cosas entre ellos no empiezan con un buen pie, ambos parecen predispuestos a pensar lo peor del otro y ante el mínimo indicio de falta, juzgan y condenan. La frialdad y la arrogancia de Darcy repelen a Elizabeth, una mujer inteligente, sensata y sensible. Su historia transcurre con calma, sus sentimientos maduran de formas diferentes y su relación te emociona.

En resumen, Orgullo y prejuicio nos enseña que las cosas no son como parecen y que estos dos sentimientos, si no son corregidos, pueden condicionar negativamente lo que podría ser una admirable y maravillosa historia de amor.

P. D. La editorial Marvel hizo una versión cómic de la famosa novela

image_gallery

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *